sábado, diciembre 17, 2005

El Pago de Chile, reconocimiento y compensación


Los veteranos que habían quedado inválidos tras la guerra estaban en un escenario muy complejo, porque su reinserción a la sociedad se hacía dificultosa y más difícil, ya que al estar mutilados limitaban su participación laboral. Es así como el drama comenzaba, pues debido a su situación física no podían emprender oficios y , por lo tanto, tener un salario para mantener a su familia.
De este modo, las recompensas y pensiones eran un bien muy importante y urgente para la sustentación de éstos. La necesidad hizo que se llevaran a cabo activas demandas sobre sus condiciones y se organizaran en sociedades de socorros, conscientes de su aporte decisivo en la victoria chilena. Se discutía ampliamente sobre el tema de a quienes debían darle recompensa. Se debatía si habría que otorgarles a todos los que participaron o sólo a los inválidos. Al parecer primó la ardua situación de estos últimos, porque según el diputado durante este período, Augusto Matte, no podían otorgárles un sueldo o recompensa a una persona sana, pues aumentaría la ociosidad.
Pero pese a no disfrutar de una recompensa suficientemente meritoria, este veterano de guerra dejó de ser un hombre anónimo, porque se hace partícipe de las conmemoraciones de la guerra y por sus acciones recibió medallas por parte de las autoridades. Esa sí , por ejemplo que el 12 de septiembre de 1879 se promulgó la primera ley que daba distinciones al Ejército, en donde se disponía de el levantamiento de un monumento destinado a simbolizar el sacrificio de Prat y sus compañeros en el Combate Naval de Iquique.