miércoles, noviembre 30, 2005

La conveniencia británica

La política que llevó a cabo Gran Bretaña durante y después de la guerra, no pudo ser neutral, ya que tenía demasiados intereses de por medio. Presionar sobre sus derechos del salitre, es uno de ellos, ya que Perú se había endeudado otorgándoles bonos a futuro, incrementando su deuda externa. Por esta situación se debe a que la diplomacia inglesa tomó una actitud militante contra los intereses del Perú, ya que defendía y prevalecía los intereses hegemónicos de sus país, también impidieron nuevos prestamos, negándoles material y armas para la guerra.

Consecuentemente, se veía cómo pronta solución apoyar a Chile, pedir la autorización de anexión de los territorios para explotarlos conjuntamente dividiendo en partes iguales los excedentes, así recibiría lo adeudado por Perú. Chile y Gran Bretaña tenían coincidencias de intereses, por lo que hacía más evidente su asociación. Además, para Chile era un gran respaldo tener el apoyo de esta potencia surante el conflicto, pues representaba una gran amenaza para los enemigos. Otra conexión, era organizar una compañía anglo- chilena para explotar el guano y el salitre. Éstos tenían objetivos y fines en común, lo que afianzaba esta unión.

Fue así cómo la posición oficial del Estado Británico fue la neutralidad, ya que buscaba según su postura y enfoque un arreglo pacífico entre los países en conflicto, pero según Enrique Amayo, es imposible e improbable que esta nación tuviera una posición objetiva e imparcial frente a esta guerra, ya que habían demasiados intereses de por medio:
"Inclusive, la Corona Británica se ofreció como mediadora en el conflicto, el 19 de abril de 1879, oferta que Lima repudió al suponer que el supuesto interés comercial inglés influiría sobre el arbitraje".